IMAGEN: http://www.freepik.com / Designed by Freepik

Os proponemos aprovechar estos días de confinamiento para ORGANIZAR ORDENAR vuestras CASAS.
#quedateencasa

Cuando me vine a vivir a España (soy italiana) pensé que, durante mi vida, tendría que estar siempre preparada para mudarme en cualquier momento. Por eso concluí que mis cosas tenían que caber en dos, máximo tres maletas. Han pasado 18 años, varios trabajos, dos niños y probablemente necesitaría alguna maleta más, pero sí me he quedado con la idea, por lo que mantengo el orden en mi casa, no para poder moverme rápida como pensaba entonces, sino para estar a gusto en ella.

Si queremos hablar de orden no podemos no citar a Marie Kondo, japonesa experta en organización que ha escrito el libro “La Magia del Orden”. A nuestros/as clientes siempre les aconsejamos la lectura de la introducción del libro, porque sirve para mentalizarse sobre el proceso de organización de nuestras casas.

Estos son los conceptos básicos que queremos extrapolar del método de konmari:

  1. Desechar y conservar solo lo imprescindible y que nos hace felices
  2. Organizar por categorías
  3. Compartimentar

Desde nuestro punto de vista hay varios puntos del método konmari que no compartimos porque consideramos que hay múltiples factores que intervienen en el uso de una vivienda, por lo que es difícil establecer un único método válido para todos/as.

En este blog no queremos debatir los pros y los contras del libro, sino aconsejaros sobre algunos ejemplos prácticos que podéis aplicar en vuestras casas.

¿Por dónde empezamos?

Imaginarnos ordenar toda nuestra casa puede desanimarnos rápidamente y quitarnos las ganas antes de empezar. Así que nuestro consejo es elegir una «categoría/habitación» e ir haciéndolo poco a poco. Por ejemplo: libros o material de papelería. Eso sí, una vez que se empiece con una categoría, hay que acabarla.

¿Cómo seguimos?

Si hemos decidido empezar con el material de papelería que tenemos en el estudio, es muy importante empezar revisando en toda la casa si tenemos otros sitios en los que guardamos ese material. Podemos llegar a tener bolígrafos y cinta adhesiva en cinco o seis sitios deferentes, ¿verdad? Por eso es importante organizar por categorías, para no duplicar espacios de almacenajes y para no buscar en vano por toda la casa.

Una vez recopilado todo el material, lo ponemos todo en el suelo y elegimos qué cosas queremos desechar (regalar, donar o tirar) y cuáles queremos conservar. En este momento, además de pensar si nos hace felices, es útil pensar en cuántas veces lo hemos utilizado en el último año y si creemos que lo vamos a utilizar en el futuro. Hay libros, por ejemplo, que por supuesto en el último año no hemos leído pero que pensamos que algún día lo aconsejaremos o prestaremos, de la misma manera que guardamos libros que nunca nos gustaron y que directamente podemos sacarlos de nuestra casa.

Por último, nos queda encontrar el sitio adecuado. Mirando todo lo que tenemos en el suelo podemos imaginarnos el espacio que necesita y nos será más fácil ubicarlo.

Poco a poco seguimos con el mismo método en toda la casa: libros, ropa, sábanas, toallas, cosméticos, productos de limpieza, etc.

Hay algunos utensilios que pueden ayudarnos en el orden como, por ejemplo, especieros, organizadores de sartenes, soportes de tapaderas, organizadores de revistas o folios u organizadores de bolsos y muchos más. Verás que cualquier cosa que no sabemos cómo guardar, tiene ya inventado un utensilio para poder ordenarla. Pero no siempre es necesario comprar, también las cajas de zapatos son muy útiles, por ejemplo, para guardar y separar la ropa interior en los cajones o para hacer cajas de comida según categorías.

¿Cómo terminamos?

Mantener nuestras casas organizadas es un proceso que no termina nunca. 😊 Nos os asustéis, no tendremos que hacerlo todos los días, pero sí tenemos que tener unas pautas para mantener el trabajo realizado. Estos son nuestros consejos:

  1. Diariamente revisamos los objectos que fluctúan por nuestra casa y los ponemos en su sitio.
  2. Aprovechamos el cambio de ropa de verano a invierno, y viceversa, para reorganizar y desechar ropa que no usamos.
  3. Una vez al año revisamos la caja de los medicamentos y los cosméticos.
  4. Una vez al año revisamos el cajón desastre que tenemos cerca de la entrada (aunque no queramos admitirlo).
  5. Antes del verano revisamos la despensa e intentamos vaciarla (consumiéndola).
  6. Cada cinco o seis años volvemos a revisarlo todo… ¡para estar preparados/as para el día de la mudanza!
¿Y si tenemos niños/as en casa?

Con niños/as seguramente es más difícil tener la casa organizada pero no es imposible 😊. Solemos hacer dos cosas: o acumular hasta que no cabe ni un alfiler o tirar a escondidas de ellos/as. Nosotros pensamos que es mejor ordenar sus cosas con ellos/as, por ejemplo:

  1. Antes de las Navidades revisar los juguetes para que se queden con los que usan y para que regalen/donen a niños/as más pequeños/as los que no usan.
  2. Guardar todos los dibujos en una caja de su estantería y una vez al año revisarlos y quedarnos con los que nos traen más recuerdos.
  3. En junio revisar los trabajos y cuadernos del cole, si no los quieren tirar, al año siguiente se los podemos volver a enseñar preguntándoles cuántas veces los han mirado durante el año.
  4. Hacer el cambio de ropa con ellos/as para comprobar las medidas y regalar los pantalones que nos dicen claramente que nunca se pondrán.

Esperemos que estas pequeñas pautas os puedan servir para ordenar vuestras casas y estar a gusto en ellas.

IMAGEN: http://www.freepik.com / Designed by rawpixel.com

Pin It on Pinterest

Share This